El diseño y la creatividad son ya aspectos clave en infinidad de bodas y también en un detalle tan importante en éstas como es la tarta nupcial. El auge de las tartas de boda personalizadas ha hecho aumentar sobremanera la facturación del sector. Y para llevarlas a cabo es necesario un compendio entre imaginación, diseño y calidad en la materia prima.

Las tartas de boda tal cual las conocíamos han pasado a mejor vida o casi. Y es que las tartas de boda personalizadas continúan ganándoles terreno temporada a temporada. Por norma general, en estas bodas se utiliza una tarta de varios pisos colocada en diferentes bandejas o incluso una tarta en una pieza única pero con varios escalafones de texturas y sabores que representa el punto más importante de la ceremonia nupcial. Los novios cortan juntos la tarta, se guardan los tan famosos muñecos que la coronan en la cúspide y con el postre se anuncia que el banquete está llegando a su fin. La vida en pareja está ya más cerca.

En la actualidad, las tartas de boda personalizadas son toda una tendencia en este tipo de ceremonias. Una moda exportada de EEUU y de los numerosos programas de TV sobre la fabricación de tartas espectaculares y que ha calado muy hondo en el sector de la repostería a petición de un cada vez más elevado número de casamenteros que quieren una tarta personal, única y que pase a la posterioridad, tanto para ellos como en el recuerdo de sus invitados. Pero claro, no solo la imaginación es importante cara a dar con un resultado final que llame la atención tanto de los novios como de los presentes en el banquete. También disponer de una materia prima de calidad dónde la nata forma parte indispensable. Por ello, desde Ken-Food nuestra variedad de productos se adaptan a todas las necesidades que surgen en los diferentes obradores, especialmente en el sector de la repostería creativa para bodas. La nata es la auténtica protagonista de las tartas de boda (con permiso del tan socorrido chocolate). El blanco de la nata representa la pureza de este acto donde el amor y los buenos deseos son los imperantes. La elección de una nata de calidad ayudará a crear una tarta personalizada consistente y, cómo no, rica en el gusto.

Propuestas para tartas de bodas personalizadas

Deporte. Las tartas personalizadas con reminiscencias a equipos deportivos o deportes en concreto es uno de los temas más elegidos también a la hora de casarse. Un deporte o una afición que, sí o sí, deben compartir el futuro matrimonio en algún momento de su nueva vida.

Cine. Recrear una escena de cine, una carátula de una película o un recuerdo a algún momento del séptimo arte que les traiga recuerdos a los novios es otra de las ideas más llamativas a la hora de crear una boda personalizada.

Minimalismo. Los diseños minimalistas y artísticos también son recurrentes en las tartas de boda personalizadas donde la elección de la nata ocupa un papel fundamental. Son tartas que rompen moldes, modernas… nuestros productos garantizan un sabor y una textura excelentes en el resultado final.